-

   

   

Agenda  

Octubre 2017
L M X J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5
   

Código QR  

QR Code
   

Introducción

Introducción

 

La Caridad es una de las virtudes teologales junto con la esperanza y la fe.

De acuerdo con el catecismo de la Iglesia católica (1822), "la caridad es la virtud teologal por la cual amamos a Dios sobre todas las cosas por Él mismo y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios".

Menciona San Agustín que la culminación de todas nuestras obras es el amor. Ese es el fin y para conseguirlo, corremos, hacia él corremos; una vez llegados, en él reposamos (S. Agustín, ep.Jo. 10, 4).

La caridad se hace humana cuando Jesús da su mandamiento nuevo a los apóstoles y discípulos: Ámense unos a otros como yo los he amado (Jn 15, 12).

Toma en cuenta para llevar a cabo la acción de ese amor, el guardar los mandamientos de la ley de Dios, o 10 mandamientos. (Jn 15, 9-10; cf Mt 22, 40; Rm 13, 8_10).

Dios se coloca como único y perfecto ejemplo de amor, que salva a los que todavía no creen en él, que muere por quienes son todavía sus enemigos: (Rm 5, 10; Mt 5, 44;).

San Pablo habla del amor de Dios y nos deja ver cómo es la caridad, "La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta" (1 Co 13, 4-8). Y termina, "la caridad no dejará de existir".

La caridad es la virtud teologal más importante, y es superior a cualquier otra virtud. (1 Co 13,13).

Es la virtud por excelencia porque su objeto es el mismo Dios y el motivo del amor al prójimo es el mismo: el amor a Dios. Porque su bondad intrínseca, es la que nos une más a Dios, haciéndonos parte de Dios y dándonos su vida. 1 Jn. 4, 8

La Caridad le da vida a todas las demás virtudes, pues es necesaria para que éstas se dirijan a Dios, Ej. Yo puedo ser amable, sólo con el fin de obtener una recompensa, sin embargo, con la caridad, la amabilidad, se convierte en virtudes que se practica desinteresadamente por amor a los demás. Sin la caridad, las demás virtudes están como muertas.

La caridad no termina con nuestra vida terrena, en la vida eterna viviremos continuamente la caridad. San Pablo nos lo menciona en 1 Cor. 13, 13; y 13, 87.

Al hablar de la caridad, hay que hablar del amor. El amor “no es un sentimiento bonito” o la carga romántica de la vida. El amor es buscar el bien del otro.

La caridad es más que el amor. El amor es natural. La caridad es sobrenatural, algo del mundo divino. La caridad es poseer en nosotros el amor de Dios. Es amar como Dios ama, con su intensidad y con sus características.

La caridad es un don de Dios que nos permite amar en medida superior a nuestras posibilidades humanas. La caridad es amar como Dios, no con la perfección que Él lo hace, pero sí con el estilo que Él tiene. A eso nos referimos cuando decimos que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, a que tenemos la capacidad de amar como Dios.

Hay que amar a Dios sobre todas las cosas. Si el objeto del amor es el bien, es decir cuando amamos, buscamos el bien, y si Dios es el “Bien” máximo, entonces Dios tiene que ser el objeto del amor. Además, Dios mismo es quien nos ordena y nos recompensa con el premio de la vida eterna.

 

 

 

María, fuente de Fe.

El misterio de María, Madre y Virgen, nos mueve a creer en el amor misericordioso de Dios más fuerte que nuestro pecado, que nuestra muerte y que nuestra debilidad. Dios sale a nuestro encuentro, nos perdona, nos abraza y nos acepta como hijos en el Hijo.

El misterio de María, Madre y Virgen, nos mueve a creer en la potencia salvadora de Cristo, en su redención. Cristo es nuestro Salvador, fuente de vida abundante y de gracia.

El misterio de María, Madre y Virgen, nos mueve a creer en Cristo, clave de la verdad de nuestra existencia. Cristo es el camino de Dios al hombre y del hombre hacia Dios.

El misterio de María, Madre y Virgen, nos mueve a creer en el Espíritu Santo, acogido por María sin reservas. Espíritu Santo que nos ha sido dado y que se ha derramado en nuestros corazones (Rom.5, 5) para que podamos identificarnos con Cristo para gloria del Padre.

El misterio de María, Madre, Virgen y Madre, nos mueve a creer en la Iglesia, Cuerpo místico de Cristo que nos santifica por los sacramentos, que nos enseña con su magisterio y que nos conduce con su gobierno.

María, fuente de esperanza.

María, Madre y Virgen, es fuente de nuestra esperanza porque apoyada en la Palabra de Dios, camina con alegría, al estilo del Magnificat, siempre y en toda circunstancia. Nada hay imposible para Dios. Ella nos invita a caminar con la mirada puesta en el Cielo.

María, Madre y Virgen, es fuente de nuestra esperanza porque por medio de Ella, recibimos el perdón del pecado en Jesucristo que nos devuelve la paz interior y la alegría verdadera.

Tenemos necesidad de la ejemplaridad de la esperanza de María porque prolonga la fe apoyando la certeza del cumplimiento de la Palabra de Dios que no falla y, consiguientemente, causa gozo.

 

 María, fuente de amor.

“Toda la existencia saca su valor de la calidad del amor. Dime cual es tu amor y yo te diré quien eres tú". La calidad del amor de María, nos dice quién es.

María, Madre y Virgen, nos enseña el camino del amor. Por amor, acepta ser Madre de Dios, por amor se pone en marcha hacia Belén para el nacimiento virginal de Jesús, por amor se pone al servicio de su parienta Isabel, por amor se entrega a Jesús en su infancia y en su vida publica, por amor está junto a la Cruz de su Hijo. La vida de María es una trayectoria de amor. Es sólo amor.

Aprendamos de María a vivir en el amor de Dios, a actuar movidos por el amor a Dios y a entregarnos en caridad al servicio de los más necesitados.



 

 

   

Búsqueda  

   

Reproductor  

   
Alcalá de Guadaíra.  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.